-Aikido Vilanova- ESCOLA d´AIKIDO a Vilanova del Vallès, Pavelló Municipal d’Esports C/ Maria Aurèlia Capmany, 2-4 // 08410 VILANOVA DEL VALLÈS,tel 685030502// ADULTS: Classes Dimarts i Dijous de 7 a 8 am i de 19 a 20pm // INFANTIL: Escola FALGUERA; Vilanova del Vallès, de 17 pm a 18pm // EMAIL: aikidovilanovadelvalles@hotmail.com // VISITEU WWW.AIKIDOMAKOTO.COM // Aquest blog és un espai de difusió de l´AIKIDO








domingo, 16 de noviembre de 2014

AIKIDO VILANOVA DEL VALLÈS, - APUNTES -: Seminario luís Mochón SHIDOIN, en Badalona, 24,25 y 26 Octubre de 2014

En relación al pasado seminario de Luís Mochón sensei en Badalona, durante las fechas de referencia, quisiera  comentar gratamente un par de cosas. La primera, que afortunadamente he podido este año asistir a algo más que una clase, lo que me ha permitido hacerme una idea mayor de la enorme aportación al Arte que practicamos por parte de Luís. Además estoy contento porque Jorge Santillán, autor de la CAJA LACADA de este mismo blog, me ha acompañado nuevamente, con lo que contar con su presencia siempre es regenerador y enriquecedor para mi. Además este año se nos ha sumado Miguel, compañero del dojo Aikido Vilanova del Vallès. Deseo y espero que toda la gente que nos sigue en el blog, tenga la ocasión de plantearse, de montárselo, para poder asistir presencialmente al próximo seminario de Luís, ya que , cuando se nos presenta la ocasión de tenerlo tan cerca ( Badalona ) quizás sea un momento que no debiéramos dejar pasar. Hay una reflexión que me gustaría lanzar abiertamente a todos los practicantes y esta es la de "aventurarse a salir de la zona de confort," aquella en la que uno se encuentra seguro y "confortable" con lo que hace, precisamente por la de años que lleva invertidos en hacer siempre lo mismo, ( mostrándose como una seguridad infalible ) . No digo que lo que hagamos cada uno de nosotros esté mal, ( porque no puedo decirlo, ni de mi, ni de nadie )  pero sí digo que seguro que sea lo que sea que hagamos, eso, es susceptible de mejora. 
En mi opinión, mejorar solo es posible si hacemos un análisis sincero, sobre nuestra manera de hacer, un reconocimiento sincero, y un propósito de enmendar cosas.
Podemos llevar nuestra práctica a otro nivel,  contrastándola limpiamente con otras maneras de hacer, y si tenemos el corazón lo suficientemente abierto podemos  incluír y/o adaptar otros estilos, otras formas, sin juzgarlas ni preconcebirlas antes incluso de que lleguen a expresarse o bien "aterricen " en nosotros.
Muchas de estas "formas" o "prácticas", pese a haberlas probado "como un alimento, necesitan de años para lograr ver su intención",  ( digerirlo, adaptarlo, entenderlo ) y  tratar de hacerlas mínimamente nuestras.
Con lo que en muchas ocasiones, estas propuestas, son embrionarias, requieren que cada uno de nosotros le dedique el calor y acogimiento necesario para adaptarlas y darles forma. ( de ahí la libertad y particularidad del propio Aikido, tan bien recogido en el concepto de Takemusu Aiki, por ejemplo ) 

  La segunda cosa que quiero comentar respecto al seminario, al margen de la buena sintonía con todos los compañeros, el buen ambiente que se respira durante la práctica, y la excelente conducción de Mochón durante todo el proceso, es precisamente la invitación que nos hace a realizar estas investigaciones a las propuestas que nos trae.
Además, gratamente, uno aprecia en Mochón una evolución contínua fruto de su labor de investigación y desarrollo en su arte, tanto para sí mismo como para su transmisión, labor que es de agradecer por el enriquecimiento que supone para sus alumnos, como es de agradecer sinceramente por todo aquel que desee libremente hacer crecer su Aikido y o tenga en mente o esté ya transmitiendo el Arte.

Ciertamente como el nivel de evolución en el Arte está vivo en cada uno de nosotros ( y si no lo está, podemos considerar que llevamos, 5, 10, 15 años haciendo lo mismo, por ejemplo ) es satisfactorio ver que este proceso vivo tiene diferentes matices y tonos comunes y particulares.

Es como si cada vez que voy a un seminario de Luís Mochón, pese a disponer de la misma gama de colores en mi paleta, y el mismo lienzo y pinceles y herramientas delante, este, tuviera la capacidad para decirme como mezclar, como usar los pinceles, de una manera que no me había planteado anteriormente pese a estar pintando todo el día, y además, supusiera, toda la experiencia, sinceramente, una transmisión que invita a ir formando un estilo, una manera de construír torres, basadas en la coherencia, la libertad de formas, la libertad de uke, y la transmisión sin violencia y ajena al ego.