-Aikido Vilanova- ESCOLA d´AIKIDO a Vilanova del Vallès, Pavelló Municipal d’Esports C/ Maria Aurèlia Capmany, 2-4 // 08410 VILANOVA DEL VALLÈS,tel 685030502// ADULTS: Classes Dimarts i Dijous de 7 a 8 am i de 19 a 20pm // INFANTIL: Escola FALGUERA; Vilanova del Vallès, de 17 pm a 18pm // EMAIL: aikidovilanovadelvalles@hotmail.com // VISITEU WWW.AIKIDOMAKOTO.COM // Aquest blog és un espai de difusió de l´AIKIDO








miércoles, 3 de octubre de 2012

"LA CAJA LACADA"- 1

Siguiendo la  idea original de Jorge Santillán, compañero y  practicante de Aikido,  "LA CAJA LACADA", nace con la idea de ser una sección comandada precisamente por él mismo, donde dar salida a artículos diferentes, o bien complementarios, interesantes, en cualquier caso.
 La cuestión es que es un gran honor contar con su experiencia y sus aportaciones, y todas ellas, en el futuro, vendrán precedidas por el título de:



"LA CAJA LACADA"
texto de Jorge Santillán

Las cajas de escritura lacadas (muy apreciadas entre la nobleza Heian, años 790-1185 ) eran decoradas con oro o madreperla.
En la actualidad el Bentō (en  japonés, 弁当 o べんとう) es una ración de comida sencilla preparada para llevar,. Tradicionalmente suele contener arroz,  pescado o carne y una guarnición o acompañamiento,  por lo general a base de vegetales. Está hecho a mano y suele ir en una bandeja o recipiente al uso, como cajas de madera.
En el período Azuchi-Momoyama (1568 a 1600) comenzaron  a surgir las cajas lacadas de madera como recipiente tradicional y el bentō solía consumirse durante unhanami o fiestas del té.
A nosotros nos gusta leer y comer por tanto inuguramos este rincón del blog esperando tengáis:  buen provecho!


Nuestra primera “caja lacada” encierra letras del libro LAO ZI (el libro del Tao)
de Ediciones Alfaguara,  edición bilingüe  (1978)con traducción,  prólogo y notas  de Juan I. Preciado.



                       Antiguo grabado sobre LAO ZI


Dice Preciado al final de su extenso e interesante Prólogo:
El Lao zi (Tao Te Ching) es un libro oscuro. Uno de los “tres misteriosos” en compañía del Yi jing y el Zhuan zi. No es, pues, de extrañar que a la hora de interpretar, ni los autores chinos se pongan de
 acuerdo. Desacuerdo que llega, muchas veces, a la confrontación. En
 realidad, el Lao zi es una fuente inagotable. Cada cual puede beber de
 él hasta sentirse satisfecho. Fervorosos creyentes, ateos convencidos,
 materialistas dialécticos, idealistas subjetivos y objetivos, todos podrán encontrar en él sugerencias e inspiración para confirmarse en
 sus posturas. El Lao zi es manual para el  gobernante y evangelio
 para el ácrata, norte y guía para el guerrero y justificación para el
hombre de paz y refugio para el que huye del mundo. Todos pueden
 leerse en el Lao zi. Todos, menos los soberbios, los ambiciosos y los
 hombre vulgares. “Nadie hay en el mundo capaz de comprender mis
 palabras.”
Cap. I (según ordenamiento realizado por J. I. Preciado)
El Hombre de virtud superior no tiene virtud,
y por ello precisamente la posee.
El Hombre de virtud inferior se aferra a la virtud,
y por ello precisamente carece de ella.
El hombre de virtud superios no actúa,
ni pretende alcanzar fin alguno.
Quien posee la rectitud superior actúa,
pero no pretende alcanzar fin alguno.
Quien posee la rectitud superior actúa,
y pretende alcanzar un fin.
Quien se conforma  a los ritos actúa y cuando alguien
       no corresponde ,
extiende sus brazos y le obliga a someterse.
De modo que trás la pérdida del dao aparece la virtud,
 trás la pérdida de la virtud aparece la bondad,
trás la pérdida  de la bondad aparece la rectitud,
trás la pérdida  de la rectitud aparecen los ritos.
Los ritos, pues, suponen un debilitamiento de la lealtad
         y la confianza,
y son el principio del desorden.
Los conocimientos son la superficie del dao,
y el principio de la necedad.
Por eso el sabio se mantiene en el fondo
y no en la superficie,
se mantiene en el centro y no en el extremo.
De manera que rehusa lo un y adopta lo otro.

Según la tradición, fue escrito alrededor del siglo VI a. de C. por el sabio Laozi, un archivista de la corte de la dinastía Zhou
Es uno de los textos fundamentos del taoísmo y tuvo una influencia con el budismo, que cuando se introdujo por primera vez en China fue interpretado usando en gran medida palabras y conceptos taoístas. La  filosofía oriental de la naturaleza y visión del mundo están impregnadas del pensamiento taoísta y así muchos artistas, pintores, calígrafos y hasta jardineros han usado este libro como fuente de inspiración.