-Aikido Vilanova- ESCOLA d´AIKIDO a Vilanova del Vallès, Pavelló Municipal d’Esports C/ Maria Aurèlia Capmany, 2-4 // 08410 VILANOVA DEL VALLÈS,tel 685030502// ADULTS: Classes Dimarts i Dijous de 7 a 8 am i de 19 a 20pm // INFANTIL: Escola FALGUERA; Vilanova del Vallès, de 17 pm a 18pm // EMAIL: aikidovilanovadelvalles@hotmail.com // VISITEU WWW.AIKIDOMAKOTO.COM // Aquest blog és un espai de difusió de l´AIKIDO








lunes, 25 de noviembre de 2013

"Quizás, de tres maneras diferentes"

Ante la proliferación de toda clase de maneras de entender el deporte, existe inexorablemente, la necesidad de reinventarse contínuamente, creando deportes híbridos, mezclas exóticas, buscando en todos los casos, una ferviente creatividad que se entiende como positiva, y que necesariamente como decía, dados los tiempos que vivimos, necesitan de una respuesta y/o aficionados que lo sigan lo suficiente y que hagan por mantener la novedad.
Ésto no es otra cosa, en cierta medida, que una respuesta a un sistema general que necesita de estas nuevas tendencias.

Lamentablemente, en este mundo tan rápido, se crean mentalidades rápidas, que requieren de resultados rápidos.


 


Digo "lamentablemente", expresando mi opinión al respecto, en la que sostengo que ésta "voracidad", no fomenta el crecimiento personal, si no más bien una contínuación del sistema en el que vivimos extrapolado a una manera u otra de entender la actividad física.  ( Vamos rápidos al trabajo, en el trabajo, en la escuela, en la educación, en la formación, comiendo, durmiendo,  hasta yendo rápido hay que ir rápido )

    

Es como si a la vez, estuviéramos viviendo una época en la que no se requiere esfuerzo, "porque no hace falta". Mezclar ambas cosas, en mi opinión puede tonificar tus músculos pero no tu yo más íntimo.


Quisiera escribir unas líneas al respecto.

Todas estas nuevas modalidades de deporte ( o tendencias ) , son creativas, en mi opinión interesantes, pero tintadas de un cierto aire de "canción del verano" que las hace limitarse en el tiempo.
Precisamente, el hecho de que "cada verano tengamos una nueva canción del verano", es también una contradicción respecto a la necesidad de renovarse, y por ello, son quizás las mismas mentes las que nos estén preparando cada cierto tiempo una nueva modalidad de entender el deporte ( o una actividad específica determinada ) para ofrecerla en masa, acompañada de un modo de hacer de acorde a los tiempos que corren ( poco esfuerzo, mucho márketing, etc )



Entre todas estas nuevas corrientes físicas , existe también el deporte tradicional, o quizás dicho de otro modo, aquel conjunto de disciplinas que han logrado trascender en el tiempo, en las que podemos englobar por ejemplo la danza clásica, el ballet y la contemporánea, , y ahora , estableciendo el nexo que necesitaba, también las artes marciales.

Incluso hasta aqui ( el hecho de "tocar" las disciplinas milenarias )  ha llegado esta fiebre por lucir lo más novedoso, dándose mezclas que contemplan ambas cosas, tradición con novedad, algunas funcionan, otras no. Me gustaría pensar que las que hacen que trasciendan o no, no está relacionado con la cantidad de promoción que hay detrás de ellas, pero no obstante, hay que tener amplitud de miras.

Las cosas en general, hay que vivirlas de cerca para entenderlas, o quizás para emitir un juicio con un mínimo de valor, uno tiene que experimentar y/o entrevistarse, pasar tiempo, para tratar de entender el objetivo de cada disciplina. Hay disciplina en el Boxeo, como la hay en el Atletismo, el patinaje, etc.



Incluso en su momento el propio AIKIDO, fue y es en cierto modo, una manera novedosa de entender las Artes Marciales, aunque basada en  las escuelas milenarias de Ju Jutsu, y derivadas, de las que se nutre el Aikido, por cierto. ( es difícil trazar una línea en el tiempo para dar con el origen de estas Artes Marciales antiguas, puesto muchas se transmitieron lejos de las ideas de otorgar grado y/o reconocimiento, lejos de la competición, y muchas de ellas fueron transmitidas personalmente y oralmente a un grupo reducido, o en su defecto, "a muchos grupos reducidos" )











Y  aqui está el comentario central que quería hacer con este artículo, y es que éstas disciplinas, nos aporten cosas, quizás, de tres maneras diferentes. Y quizás deberíamos preguntarnos en qué momento estamos, qué pretendemos ( si pretendemos algo ) y si estamos contentos con lo que hacemos.

la parte física
la parte mental
la parte espiritual


 




Voy a centrarme en el AIKIDO, que nos ofrece  como no, una actividad física. Resultado  del enorme conglomerado técnico del propio AIKIDO, dominar o tratar de dominar las técnicas requiere de un control  del propio cuerpo. En muchos casos, va más allá de la propia técnica, puesto se requiere postura, KAMAE, equilibrio, sentido del momento, anticipación, concetración, etc. El cuerpo aprende a deplazarse, a reaccionar de manera autónoma, instintiva, a caer con seguridad en prácticamente cualquier firme. El cuerpo aprende a trabajar con Armas, trabaja la distancia, la intensidad, la ejecución. El trabajo contínuo desarrolla los reflejos, la flexibilidad,  y refuerza el cuerpo y sus articulaciones, con un conocimiento del cuerpo humano que se pierde en el tiempo. ( el hombre, siempre ha sido el hombre, véase aqui por ejemplo, la efectividad de las artes orientales en medicina, por ejemplo )

(Quizás la parte física,  es una lima que nos pule y nos corrige)


  
Para el correcto desarrollo  en el terreno físico, en AIKIDO se requiere de un equilibrio mental, que logre nivelar nuestra respuesta. Mayoritariamente, siendo el AIKIDO un arte defensivo, requiere de un ataque deliberado para "ponerse en marcha". Controlar el flujo de esa energía que trata de dañarnos sin alterarnos, ofreciendo una respuesta proporcional y/o no dañina, forma parte del control mental de uno mismo. Pero además forma parte del entrenamiento de uno mismo respescto a los demás ( por eso los roles de uke y tori cambian contínuamente, y además todos entrenan con todos ) con lo que se nos ofrece la oportunidad de entender ambos roles de un modo completo. Mentalmente, capturamos o intentamos trabajar sobre la idea del que ataca y del que ejecuta la técnica. Cuando afirmo "se requiere de un equilibrio mental", quiero referirme a que es la consecuencia de años de práctica.Mentalmente, uno logra encontrar un nuevo balance, sobre el que desarrollará el resto de acciones de su vida. ( Quizás las parte mental nos dé control, )


  


Y esto nos lleva al plano espiritual, donde ya no necesitamos exactamente una forma específica, si no más bien, podemos leer la voluntad del uke, podemos seguir su fuerza y trabajar de un modo creativo con ella ( takemusu AIKI ) Éste plano, es quizás el más complejo de todos, ya que en muchas ocasiones se trata de una conexión que existe, entre energías y personas, y que no puede controlarse y/o predecirse.
Quizás cuando el control mental adquiere cierta libertad, y queda liberada esta de cualquier atadura, se da la expansión del KI hacia una dimensión que trasciende el yo, el propio ego, y los planos físicos y mentales.

( Quizás la parte espiritual nos dé libertad,  consciencia de nosotros mismos y nuestro entorno )

Esta concepción a mi juicio, se da también en todas aquellas personas que ( sin necesariamente practicar AIKIDO o un arte marcial ) dedican su vida a una disciplina.


N del A : A petición de mi amigo Jorge Santillán, especifico que el uso de la palabra "quizás" durante el texto de referencia y en su titular,  no pretende sembrar duda, si no más bien pretende abrir, invitar, estimular, acercarse a la reflexión.